BOLETIN INFORMATIVO SANCIONES

 

 

 

 

SR. DIEGO ORTEGA.

PILOTO AUTO NO. 22

SR. FERNANDO ORTEGA

JEFE DE EQUIPO.

P R E S E N T E S.-

                        Por este conducto y en relación a la protesta presentada por Ustedes, por eventos acaecidos durante la carrera de la categoría Trucks del Campeonato Desafío Corona 2005, efectuada en el autódromo de  la Cuidad de León, Guanajuato, el día 9 de octubre de 2005, me permito manifestarle lo siguiente:

PRIMERO:

En relación a la protesta al piloto del auto No. 88:

                        1.- A raíz de la cuidadosa lectura de su protesta, así como de las aclaraciones en torno a ella efectuadas en escrito de fecha 18 de octubre de 2005, procedí a verificar los reportes emitidos por los oficiales de pista en el evento, así como por la dirección de carrera, revisión de la cual nos encontramos con que los reportes de los sucesos que le involucran con el auto No. 88, los catalogan como un mero incidente de carrera, no como una actitud antideportiva por parte de ninguno de los dos pilotos involucrados.

                        2.- Aún de la consulta específicamente efectuada al respecto, los oficiales de pista y la dirección de carrera confirmaron que desde su punto de vista todas las acciones entre el vehículo 22 y el 88, habían sido meros incidentes de carrera, opinión que concuerda con la que desde primera instancia tuvo el suscrito, al observar el evento.

                        3.- Por otra parte, de la revisión del video del evento, no encontramos dato alguno que apoye su protesta, en cuanto a los hechos que en ella se citan, ya que si bien es cierto que efectivamente el vehículo No. 88 le alcanza a Usted en la entrada de la curva No. 2 y le rebasa por su lado derecho, de la observación del video no se aprecia que dicho auto viniese por el pasto, sino que venía por la pista, ya que Usted se había colocado en la parte central de ella, no del lado derecho.

                        4.- A mayor abundamiento, al entrar a la curva No. 2, el piloto del auto No. 88 llevaba ya las llantas delanteras de su vehículo, mas delante de la altura donde se encuentra la cabina de manejo de su pick up No. 22, lo que hace aplicable lo que al respecto señala el articulo 79 fracción XXIX del Código Deportivo, que indica que en ese caso, el piloto que va rebasando por dentro y tiene las llantas a la altura de la posición de manejo del piloto rebasado, tiene la preferencia.

                        5.- Mas aún, de la observación del video de la carrera, NO se aprecia contacto alguno entre su vehículo No. 22 y el No. 88, al ser Usted rebasado en la entrada de la curva No. 2, ya que el único contacto que entre Ustedes se aprecia, es el que tuvieron en la recta, pasando la meta, en que el auto No. 88 cambió un poco de trayectoria, tocándose con su vehículo No. 22, y retirándose de inmediato a su trayectoria original, situación que dista mucho de poder considerar como antideportiva.

                        Mas aún, después del suceso, su vehículo No. 22 NO se aprecia golpeado en forma alguna, y por el contrario, sus tiempos de carrera permanecieron muy similares.

                        6.- Mas aún, de la revisión del mismo video, no se encuentra conducta alguna cometida por el referido piloto, que deba considerarse sancionable como actitud antideportiva.

                        De lo anterior resulta que se deba declarar improcedente la protesta por manejo antideportivo respecto al piloto del auto No. 88.

SEGUNDO:

                        Respecto a la protesta presentada al piloto del auto No. 2:

                        1.- Una vez mas, a raíz de la cuidadosa lectura de su protesta, así como de las aclaraciones en torno a ella efectuadas en escrito de fecha 18 de octubre de 2005, procedí a verificar los reportes emitidos por los oficiales de pista en el evento, así como por la dirección de carrera, revisión de la cual nos encontramos con que los reportes de los sucesos que le involucran con el auto No. 2, (mientras ambos estuvieron en la pista) los catalogan como meros incidentes de carrera, no como una actitud antideportiva por parte de ninguno de los dos pilotos involucrados.

                        2.- Aún de la consulta específicamente efectuada al respecto, los oficiales de pista y la dirección de carrera confirmaron que desde su punto de vista todas las acciones entre el vehículo 22 y el 2, habían sido meros incidentes de carrera, opinión que concuerda con la que desde primera instancia tuvo el suscrito, al observar los sucesos.

                        3.- Por otra parte, de la revisión del video del evento, no encontramos dato alguno que apoye su protesta, en cuanto a los hechos que en ella se citan, ya que si bien es cierto que efectivamente Usted se aproxima al vehículo No. 2 desde la curva 2, solo está en posición de rebasarlo en la curva No. 4, momento en que el referido piloto del auto No. 2 tiene un trompo, a resultas del cual el se cruza parcialmente en la pista frente a Usted, alcanzando Usted a golpearlo con la parte delantera derecha de su camioneta No. 22 en el frente de la 2, al salir de la curva No. 4.

                        Dicho evento no puede ser considerado en forma alguna, ni como una obstrucción premeditada, ni mucho menos como una conducta antideportiva del piloto del auto No. 2, y menos si observamos que durante el transcurso de la carrera, al referido piloto del auto No. 2, continuamente se le estuvo yendo la parte trasera de la camioneta hacia fuera de la pista, al presentar ésta un notorio sobre viraje.

                        (Es de señalarse que resulta inexacto que en ese momento llevase Usted una ventaja de 5 segundos sobre el auto que le seguía, pues el auto No. 88 se le había venido acercando constantemente, al grado de que desde la salida de la curva No. 1, en esa misma vuelta, su ventaja no llegaba a 2 segundos).

                        4.- De la misma revisión del video, podemos apreciar que tampoco son ciertas las apreciaciones que Usted presenta, respecto al incidente acaecido entre su auto No. 22 y el auto No. 2, en la curva No. 3 del autódromo, pues contra lo que Usted manifiesta, el piloto del auto No. 2 le cedió el paso totalmente, abriéndose hasta el extremo externo de la pista, del lado derecho (incluso, pasando el sobre la zona sucia).

                        Muy por el contrario, de la revisión del video se aprecia que el golpe entre Ustedes a la salida de la curva No. 3, se debe mas bien a que el mismo piloto del auto No. 2, por la parte externa de la pista, se haya en ese momento corrigiendo el sobre viraje de su vehículo, con la dirección hacia la derecha, cuando Usted por la parte central de ella, invade un poco su trayectoria con la parte trasera de la camioneta No. 22, y en ese momento, su llanta trasera derecha toca la delantera izquierda del No. 2, enllantándose y saliendo el auto No. 22 despedido hacia la parte exterior derecha de la pista.

                        El suceso fue instantáneo, no apreciándose tampoco que el piloto del auto No. 2 haya continuado acelerando para sacarlo de la pista, pues al salir Usted despedido, ya ni siquiera se encontraban ambos autos tocándose.

                        Reitero que dicho suceso tampoco puede considerarse como conducta antideportiva del piloto en cita.

                        Por ello, tampoco se considera procedente la protesta presentada en relación al auto No. 2

                        Es oportuno sin embargo hacerle a Usted las siguientes observaciones:

                        A.- Las carreras de autos, cuando mas competitivas son, mas generan la presencia de contactos entre los pilotos, siendo labor de la autoridad el evaluar en la medida de lo posible, los alcances de ellos en cuanto a su intencionalidad y peligro; sin embargo, ello no significa que estos puedan excluirse totalmente, y de ello, lo que debe sancionarse es esa misma intencionalidad y el peligro potencial que puedan representar para los competidores.

                        En el presente caso, esa intencionalidad simplemente no se aprecia en ninguna de las protestas presentadas.

                        B.- Es deber de todos y cada uno de nosotros, como participantes, competidores o no, en este deporte, el fomentar una sana relación de compañerismo con el resto de los participantes, relación que en la especie, debe darse no solo entre los pilotos de los autos Nos. 2, 8 y 88, sino también, de ellos para con Usted, por lo que resulta imposible sancionar a otros por una supuesta “relación cercana” con otros competidores, a menos que de su conducta se aprecie algo cuestionable.

                        C.- No es posible en éste momento sancionar a un competidor por una cuestión acaecida en un evento previo, en el que no se presentó protesta alguna respecto a ella, conforme al artículo 80 inciso II del mismo Código. 

                        Pese a lo anterior, esta Comisión Nacional de Pista, A.C., convocará a los pilotos protestado, a efecto de tener una conversación con ellos, para patentizarle la necesidad de que se conduzcan con mas cuidado.

 

México, Distrito Federal, a 26 de octubre de 2005.

 

Víctor Martínez

 

Esta resolución puede ser recurrida en los términos del Código Deportivo, de recurrirse y modificarse, se publicará nuevamente.